25.2.06

Arguméntum ad hóminem

No se cómo me las ingenio (o sí) pero siempre ando metida en alguna discusión.

Y es que, en el fondo (y en la superficie) me gusta.

Sí, me gusta esa forma tan peculiar de interacción humano-humano (o cazurro-cazurro).

El caso es que, lo que no me gusta, es que las discusiones se vayan de madre y algunos empiecen a apuntar a "asuntos personales" que se alejan del tema en cuestión. Vamos, que alguno de los inerlocutores se quede "sin balas" y dispare "pedrás" para descalificar al oponente-contertulio.

Curiosamente, eso que sufrí en silencio durante años, tiene nombre (y yo sin saberlo): "Arguméntum ad hóminem".

Si es que no te acostarás sin saber una cosa nueva (gracias On_).

Y bueno, no sólo es algo que siempre me llamó la atención (este modo de descalificación) sino que, también me he dado cuenta de que estos "arguméntum ad hóminem" (que no se cómo se pondrá en plural ya que de Latín controlo poco) sustentan, aproximadamente, el 80% de los programas televisivos de este pais (y parte del extranjero).

Así pues, en una humilde pretensión de que este blog contribuya a la culturización de sus lectores a la par que los divierte y entretiene, aquí pongo parte del artículo sobre este curioso recurso: Arguméntum ad hóminem.

Un argumento ad hominem o argumentum ad hominem (en Latin, significa "dirigido al hombre"), es una falacia lógica que implica responder a un argumento o a una afirmación refiriéndose a la persona que lo formula, en lugar de al argumento por sí mismo. Un argumento ad hominem (y por tanto, falaz) tiene esta estructura:

  1. A afirma B;
  2. Hay algo cuestionable acerca de A,
  3. Por tanto, B es falso.

Los argumentos positivos acerca de la persona se describen en recurso a la autoridad.

Ad hominem es una de las falacias lógicas más conocidas. Tanto la falacia en si misma como la acusación de haberse servido de ella se utilizan como recursos en discursos reales. Como una técnica retórica, es poderosa y se usa a menudo, a pesar de su falta de sutileza, para convencer a quienes se mueven más por sentimientos y por costumbres acomodaticias que por razones lógicas.


11 comentarios:

  1. Muy culturizable esto. La verdad que yo tampoco sabia que tenia nombre eso. Ahora si ;) Y si que es comun ver esas actitudes...

    Por cierto, hasta donde se, en latin los plurales de las palabras terminadas en -um son las mismas palabras terminadas en -a. Por ejemplo: omatidium - omatidia. Concluyo entonces que el plural de Argumentum deberia ser Argumenta.

    Ahora, no se bien como es el tema con los femeninos y masculinos asi que dejo esto abierto a ser tomado entre pinzas. :P

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que de Latín sólo me se las 147 máximas latinas de Agustín Mateo que la brua-pija-fashion de mi profesora de 2º de BUP me obligó a estudiar de memorieta.

    Casualidad que justo esta "no venía en mis fotocopias".

    : P

    Besos y cosas,

    AL.

    ResponderEliminar
  3. Yo pensaba que este fenómeno tenía otro nombre... bueno, y apellidos...

    ResponderEliminar
  4. No solo esto si no que ademas la gente se piensa que por mas chillar, mas razon tiene. Es curioso, escuche por la radio que en Islandia no existian estos programas, me parecio muy extraño pero luego pense que era genial.

    ResponderEliminar
  5. Ya lo dijiste una vez, en esto nos parecemos. Echo de menos una buena discusión sangrante, de esas que despiertan la mente... y luego te vas de copas.

    ResponderEliminar
  6. Ah, mira. Todos los dias se aprende algo nuevo. Argumento 'Ad Hominem'. Y yo que siempre los había llamado "¿¡Cómo te has atrevido a llamarme, cachobestia!? ¡Ahora te vas a enterar!" o por su nombre corto, "Argumento Aquetedoy".

    ResponderEliminar
  7. ricardito27/2/06 18:31

    buscaba la pagina de Perez Reverte y me estanqué aquí... casi sin apreciar diferencia.



    3,2,0..

    ResponderEliminar
  8. Tiene que ser divertido discutir con vos, además, como no sabés nada de mí y yo no sé nada de vos, pues no habría riesgo alguno de "pedrás".
    Besos y cacharros

    ResponderEliminar
  9. Ainalma: yo podría ponerle nombreS y apellidoS, pero no acabaría nunca : p

    Lost: pero si chillas mucho mucho mucho, se te oye más! lo que digas es lo de menos, el caso es "estar ahí".

    Nahum: si quieres discusiones estimulantes, pásate una noche por el canal MAC de Irc-hispano y te presento al amigo On_ (eduo). Te aseguro te vas a la cama con la cabeza caliente (a mí me pasó anoche) : )

    eduo: a ti qué te voy a contar, pendejo.

    ricardito: si buscabas a al Reverte es que tienes buen gusto así que me alegro de tener entre los lectores de este blog (sí, me estoy haciendo la loca, se que sabes que se quién eres) : P

    viajero: es una experiencia como poco, recomendable. Me encanta discutir, como dice mi abuela "eres una discutidora nata" (pero no lo dice como halago sino como sufrimiento) XD

    Besos y cosas,

    AL.

    P.d.: Esta semana dudo que pueda publicar nada (al menos hasta el finde) porque voy atacá de trabajo (ahora mismo estoy empapándome de Grieg). Pues eso un queso, que me encantó leeros, como siempre : ))

    ResponderEliminar
  10. Vengo de ser víctima de ese fenómeno, que cada vez es más común... De hecho acabo de perder más de un amigo por ese acto tan bajo del que he sido víctima. Supongo que si he perdido amigos por algo así, no eran tan amigos... A es cuestionable, por tanto B es falso...
    Lo importante aquí es cuantas veces hemos hecho lo mismo nosotros... Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Hola! muy bueno esto. Al fin algo interesante en la web. Pero...permiteme comentarte algo: no ha de confundirse el argumento ad hominem con la falacia ad hominem. Mientras el argumento ad hominem es un razonamiento que se construye en base a las convicciones e ideas, la falacia ad hominem es un ataque al razonamiento del adversario mediante la descalificación del adversario y no de su razonamiento...Espero que haya servido mi aporte. Saludos australes, Mario

    ResponderEliminar